• Alrededor del cuello, en las orejas, en la muñeca o en el dedo, en una manga o en el pecho, la joya puede apropiarse de cualquier parte del cuerpo o del vestido. Y cuando el artista la crea, introduce su arte en la esfera más personal de su obra. Cuando Picasso estampa sus medallones de terracota y se los regala a las personas de su entorno, penetra en sus vidas con su vocabulario mediterráneo. Sus cantos rodados grabados son esculturas y también joyas; sus colgantes de plata son obras de arte y, a la vez, adornos personales. Sin embargo Picasso no está solo, participa de un movimiento más general con otros artistas que hacen de la joya una parte de su obra, un fragmento de su creación: Meret Oppenheim, Man Ray, Dorothea Tanning, Max Ernst, Salvador Dalí, Alberto Giacometti, Alexander Calder, Lucio Fontana, Louise Bourgeois, Pol Bury, Jacqueline de Jong, Arman, César, Jean Dubuffet, Asger Jorn, Niki de Saint Phalle, Kiki Smith, Aube Elléouët-Breton, Yoko Ono, Janine Antoni o Miquel Barceló. És tota una història de l’art en miniatura. Esta publicación se il·lustra con 275 imágenes que incluyen una amplia selección de joyas de Picasso y de más de cincuenta artistas.
    Camí: /museupicasso/es/picasso-y-las-joyas-de-artista
  • «Je suis le cahier» [Jo soc el quadern] és la frase que el 1907 Picasso va escriure en un dels quaderns vinculats a "Les Demoiselles d’Avignon", una identificació que mostra la gran importància que concedia a aquest laboratori d’idees que representen els carnets de dibuix. Aquest catàleg raonat és, doncs, una oportunitat única per submergir-se en la curiositat inexhaurible del genial artista. Els dinou quaderns (1.300 dibuixos) de la col·lecció del Museu Picasso de Barcelona que s’hi mostren evidencien com és d’important per a l’artista el fet de poder jugar i experimentar per trobar solucions plàstiques i compositives i també resulten ser testimonis de la vivacitat i rapidesa del gest i del mestratge de totes les tècniques.
    Camí: /museupicasso/es/picasso-los-cuadernos-0
  • En enero y febrero de 1938, en la célebre Exposición Internacional del Surrealismo organizada en la Galerie Beaux-Arts de París, el gramófono "Jamais" [Nunca] de Óscar Domínguez causó tanta sensación como el "Taxi pluvieux" [Taxi lluvioso] de Salvador Dalí o los 1.200 sacos de carbón suspendidos del techo de la sala principal.
    Camí: /museupicasso/es/jamais-%C3%B3scar-dom%C3%ADnguez-pablo-picasso
  • «di cien veces a y después b y después a b a a y después a b a b y después y después a b c d». Picasso Pablo (22.01.1936). La forma del abecedario se adecua perfectamente a la poesía de Picasso, quien desde siempre sintió afición por las letras y las palabras, así como por los inventarios, las listas y las enumeraciones. Para él la escritura es el complemento indisociable de la pintura, porque dice lo que la imagen no puede decir.
    Camí: /museupicasso/es/abecedario-picasso-poeta
  • Pablo Picasso, que mantuvo una inquebrantable amistad con Guillaume Apollinaire (1880-1918) y Paul Eluard (1895-1952), nunca llegó a superar la prematura muerte de esos dos grandes poetas.
    Camí: /museupicasso/es/pablo-picasso-paul-eluard-una-amistad-sublime
  • Picasso, como ya había escrito su amigo Man Ray en la revista "Cahiers d’art" en 1937, mantuvo una fructífera y compleja relación con la cámara que fue posible empezar a analizar a partir de 1992, cuando sus herederos donaron parte del archivo fotográfico del pintor al Estado francés. Han hecho falta años para organizar y estudiar el ingente material de este legado, desde que la conservadora del Musée national Picasso-Paris, Anne Baldassari, iniciara a mediados de la década de 2000 una investigación en profundidad de las imágenes en blanco y negro y en color que integran los fondos del museo.
    Camí: /museupicasso/es/picasso-la-mirada-del-fotografo
  • «Espero que lo que yo he hecho suscite algo muy distinto en quienes vengan detrás de mí», decía el propio Picasso, abriéndose a los nuevos devenires del arte y de la vida. La exposición que ahora se presenta en el Museo Picasso de Barcelona con el título EN EL NOMBRE DEL PADRE surge de la necesidad de explorar críticamente el legado artístico y existencial de Picasso para crear una red de interrelaciones que permita abrir nuevos caminos, como él mismo deseaba. En esta muestra se reúnen una serie de artistas contemporáneos para los que analizar la complejidad de la herencia estética e ideológica de Picasso resulta ineludible.
    Camí: /museupicasso/es/en-el-nombre-del-padre
  • "Pablo Picasso y los editores Gustavo Gili: trabajo y amistad" desea profundizar en los nexos del artista con dos generaciones de editores barceloneses. La historia de esta relación, que tiene la bibliofilia como hilo conductor, transcurrió en dos etapas. La primera comprende los contactos de Gustau Gili Roig con Picasso entre los años 1926 y 1930, que, sin embargo, no acabaron concretándose en ningún proyecto editorial. La segunda, iniciada en 1956 por Gustau Gili Esteve y su mujer, Anna Maria Torra, se define por el vínculo de la amistad con Pablo y Jacqueline Picasso y por la consolidación de una colaboración profesional que culminó en ediciones excelsas como "La Tauromaquia" o "Arte de torear", de Pepe Illo, o "El entierro del conde de Orgaz".
    Camí: /museupicasso/es/pablo-picasso-y-los-editores-gustavo-gili-trabajo-y-amistad
  • "Sabartés por Picasso por Sabartés" quiere contribuir a dar a conocer la vida y el trabajo de Jaume Sabartés Gual (Barcelona, 1881 – París, 1968), fundador del Museo Picasso de Barcelona. Amigo íntimo y confidente de Pablo Picasso, fue su secretario personal desde noviembre de 1935 hasta que murió. Sin embargo, al margen de esta faceta tan conocida de su vida, Sabartés llevó a cabo una intensa actividad profesional como escritor y como biógrafo de Picasso.
    Camí: /museupicasso/es/sabartes-por-picasso-por-sabartes
  • ¿Una exposición sobre la cocina de Picasso? ¿Por qué no? La iniciativa no es en absoluto incongruente, pues la cocina es un sutil factor revelador de las artes de Picasso: pintura, grabado, escultura, cerámica, poesía o teatro. No hay que olvidar el papel de los restaurantes como lugar de encuentro de las vanguardias, desde la taberna Quatre Gats de Barcelona hasta el cabaré Au Lapin Agile de la colina de Montmartre, a cuyas mesas se sentaban las bohemias de la época y la pandilla de amigos de Picasso. Los platos, los utensilios y los lugares relacionados con la cocina tienen un fuerte poder de evocación o asociación. Para un creador, el acto mismo de comer y digerir es una metáfora. A través de lo que se puede comer e incluso de lo incomes¬tible, se da la feliz posibilidad de engullir el mundo. Picasso posee esta afi¬ción por el mundo y lo concreto hasta hincarle de verdad el diente y cogerle el gusto. Sus invenciones permanentes y la euforia de su imaginario son el testimonio de un apetito insaciable. Picasso entra en escena en el ruedo de la cocina e inicia allí su gran ceremonial. Ya lo dijo Heráclito: «Los dioses están en la cocina».
    Camí: /museupicasso/es/la-cocina-de-picasso

Pages