Leave blank for all. Otherwise, the first selected term will be the default instead of "Any".
  • ¿Una exposición sobre la cocina de Picasso? ¿Por qué no? La iniciativa no es en absoluto incongruente, pues la cocina es un sutil factor revelador de las artes de Picasso: pintura, grabado, escultura, cerámica, poesía o teatro. No hay que olvidar el papel de los restaurantes como lugar de encuentro de las vanguardias, desde la taberna Quatre Gats de Barcelona hasta el cabaré Au Lapin Agile de la colina de Montmartre, a cuyas mesas se sentaban las bohemias de la época y la pandilla de amigos de Picasso. Los platos, los utensilios y los lugares relacionados con la cocina tienen un fuerte poder de evocación o asociación. Para un creador, el acto mismo de comer y digerir es una metáfora. A través de lo que se puede comer e incluso de lo incomes¬tible, se da la feliz posibilidad de engullir el mundo. Picasso posee esta afi¬ción por el mundo y lo concreto hasta hincarle de verdad el diente y cogerle el gusto. Sus invenciones permanentes y la euforia de su imaginario son el testimonio de un apetito insaciable. Picasso entra en escena en el ruedo de la cocina e inicia allí su gran ceremonial. Ya lo dijo Heráclito: «Los dioses están en la cocina».
    Camí: /museupicasso/es/la-cocina-de-picasso
  • Con motivo del centenario de la visita más larga que Picasso realizó a Barcelona, después de instalarse definitivamente en París en 1904, el Museu Picasso ha organizado una exposición que, más allá de su carácter conmemorativo, aporta nuevos datos a la cronología vital i creativa del artista. El catálogo relata este reencuentro de Picasso con la ciudad ─entre junio y noviembre de 1917─, y lo hace contextualizando un conjunto muy significativo de las obras de la colección permanente del museo, que fueron ejecutadas precisamente durante aquellos meses, a través de documentos hasta hoy inéditos (la mayoría conservados en los Archivos Picasso de París) y de la pluralidad estilística y temática de los numerosos dibujos que llenan las páginas de tres de sus cuadernos. El Picasso que muestra el catálogo es un Picasso que empezaba su relación con Olga Khokhlova, que paseaba con ella por algunos de los lugares más conocidos de la ciudad, que visitaba a sus amigos barceloneses, y que iba al teatro o a los toros. El resultado es una monografía rica y sugerente que nos acerca a un artista que se debatía entre una depuración del clasicismo y la pervivencia del lenguaje cubista. En definitiva, un Picasso cercano, activo y en permanente transformación.
    Camí: /museupicasso/es/catalogo-1917-picasso-en-barcelona
  • Con la organización de la exposición «El taller compartido», el Museu Picasso quiere vincular de nuevo el trabajo del artista con el de otros miembros de su familia: sus sobrinos J. Fín y Vilató y el hijo de este, Xavier. J. Fín i Vilató crecieron rodeados de arte y su tío, figura permanentemente presente, les ayudó a canalizar su vocación creativa, acompañándolos en su iniciación al mundo del grabado. El catálogo que acompaña la exposición toma como eje principal el desconocido universo de los talleres de estampación en los que trabajaron los cuatro artistas, en especial el Lacourière-Frelaut en París. Los artesanos estampadores de la capital francesa, y también los de Barcelona, son los verdaderos protagonistas de esta historia. A través de su maestría podemos descubrir la personalidad y las peculiaridades de la obra grabada de cada uno de los artistas de la familia Picasso y cómo les ayudaron a desarrollar su talento. Las páginas de este libro ponen de manifiesto el amor que todos ─artistas y artesanos─ sentían por la estampa, en cualquiera de sus múltiples manifestaciones, y la profunda complicidad que se estableció entre ellos.
    Camí: /museupicasso/es/catalogo-el-taller-compartido
  • La Barcelona de los años de la Primera Guerra Mundial era una ciudad compleja, plenamente inmersa en diversos conflictos sociales y políticos y culturalmente muy activa, gracias, en parte, a la presencia de muchos artistas extranjeros que encontraron refugio en ella. En este contexto de vibrante modernidad, un personaje enigmático y complejo llegó a la ciudad para disputar un combate de boxeo: Arthur Cravan. El Museu Picasso ha querido dedicar una exposición a esta figura controvertida ─poeta y escritor, dadaista "avant la lettre", boxeador, conferenciante, "performer", viajero─ que en 1916 se enfrentó al campeón del mundo Jack Johnson y consiguió perturbar el microcosmos barcelonés durante unas cuantas semanas. Su vida poco convencional y su desaparición siguen convirtiéndolo ─aún hoy─ en un mito con mucho por descubrir. La muestra, que cuenta con un gran volumen de documentación escrita y gráfica, nos acerca a algunos de estos aspectos poco conocidos de la trayectoria de Cravan y es, al mismo tiempo, un excelente preludio para comprender el ambiente cultural de una Barcelona que Picasso visitaría al año siguiente.
    Camí: /museupicasso/es/catalogo-arthur-cravan-maintenant
  • Este catálogo, realizado en colaboración con la National Portrait Gallery de Londres, reúne casi doscientas piezas que nos acercan de forma exhaustiva a la pasión de Picasso por el retrato. La figura humana, y en concreto el retrato, fueron esenciales en la obra del artista, desde la época de formación hasta el final de su vida. La perspicacia para captar las peculiaridades y los rasgos de carácter de los personajes que representaba ―ya fuesen los miembros del entorno familiar, los amigos o las mujeres con las que se relacionó―, y la habilidad para reproducir expresiones faciales, posturas y gestos, se manifestaron precozmente en las caricaturas que dibujaba de niño. De la mano de los claros y documentados textos de la comisaria Elizabeth Cowling, vamos descubriendo cuán importantes eran para Picasso sus modelos, cómo intentaba adaptar un determinado estilo a la comprensión de su personalidad y cómo se desvivía para plasmar una idea lo más completa posible de ellos.
    Camí: /museupicasso/es/catalago-picasso-retratos
  • "Cubismo y guerra. El cristal en la llama" es el catálogo de la exposición que Christopher Green, con su habitual solidez intelectual, ha comisariado para el Museu Picasso de Barcelona. El libro reúne una selección de obras de artistas cubistas que vivieron en París, en la retaguardia, durante la Primera Guerra Mundial, y que respondieron con su trabajo a la horrible realidad que les tocó vivir de cerca. La claridad y el equilibrio de sus obras cubistas ―como de cristal― y la búsqueda de la pureza estética, se enfrentaba al fango y a las terribles experiencias del frente, de ahí el origen de la metáfora del título.
    Camí: /museupicasso/es/cubismo-y-guerra-el-cristal-en-la-llama
  • Picasso vivió en Barcelona la etapa más importante de su formación como artista. Pero en la ciudad no solo aprendió los secretos del oficio y perfeccionó su técnica, sino que conoció a algunos de los amigos que habrían de acompañarle buena parte de su vida. Ramon y Jacint Reventós eran dos de esos amigos.
    Camí: /museupicasso/es/picasso-y-revent%C3%B3s-una-correspondencia-entre-amigos
  • Picasso viajó por vez primera a París en otoño de 1900 con motivo de la Exposición Universal. Un año más tarde, expuso en la capital francesa, en la prestigiosa galería Vollard, y empezó a relacionarse con los artistas e intelectuales de la ciudad. El catálogo de la exposición «Devorar París. Picasso 1900-1907» nos permite, de la mano de Marilyn McCully, hacer un recorrido por la vida de Picasso en este crucial periodo, entender cómo le impactó la contemplación en directo de las obras de algunos artistas concretos ...
    Camí: /museupicasso/es/devorar-par%C3%ADs-picasso-1900-1907-1
  • Este catálogo acompaña una exposición excepcional que nos habla del arte del siglo xx y de dos de sus figuras más insignes ―Picasso y Dalí―, a través de la admiración y la competencia que Dalí sentía ante Picasso. Y lo hace de una forma nada superficial y sin presentar a los artistas como fenómenos aislados y desvinculados del momento histórico que les tocó vivir. Obras y documentos coetáneos guían al lector para ir descubriendo cuál fue la naturaleza de la relación entre ambos -llena de convergencias y contradicciones― a lo largo del tiempo, desde su primer encuentro en los años veinte, cuando un Dalí ya vinculado a la vanguardia visitó el estudio de Picasso, pasando por los años treinta y el nexo con los protagonistas más destacados del movimiento surrealista ―André Breton, Paul Éluard y Georges Bataille―, y hasta las posiciones enfrentadas que adoptaron tras la Guerra Civil.
    Camí: /museupicasso/es/picassodal%C3%AD-dal%C3%ADpicasso-0
  • Michael FitzGerald, autor de este catálogo y comisario de la exposición homónima, y que el 2006 organizó para el Whitney Museum of American Art de Nueva York la muestra «Picasso and American Art», ha concebido un recorrido ameno y didáctico a través de la producción de artistas de procedencias y culturas muy diversas –Norteamérica, Europa, América Latina, Asia, Australia y África− que se han inspirado en Picasso con posterioridad a su muerte. Sin embargo, FitzGerald no nos presenta a Picasso como el maestro al que el resto de artistas se subordinan, sino que ha querido dar a conocer de qué forma estos creadores han utilizado la obra de Picasso para elaborar la suya propia y cómo su diálogo con la historia y la modernidad ha contribuido a enriquecer y transformar la cultura contemporánea.
    Camí: /museupicasso/es/post-picasso-reacciones-contempor%C3%A1neas-1

Pages